Pastelería Juanfran Asencio, Mejor Pastelería Nacional 2.018

La Pastelería Juanfran Asencio de Aspe, Mejor Pastelería Nacional 2.018
Caja Panettone Juanfran Asencio
Envío de panettones

El Panettone de Juanfran Asencio

Nuestros panettones recién elaborados se envían en un corto plazo de tiempo para que pueda degustar la máxima calidad del producto.

Panettone para empresas y eventos

Personalice nuestro Panettone con la marca de su empresa.

Elaboramos nuestros Panettones con el tiempo justo para que conserven todas sus cualidades y sea un regalo perfecto para empleados y clientes. Consúltenos.

El Panettone de Juanfran Asencio ha sido reconocido como uno de los mejores, su cuidado en la selección de las materias primas le otorgan un nivel de calidad muy alto.

Elaborado en  su obrador de Aspe, lo hacemos llegar a toda España en perfectas condiciones de conservación.

Los panettones se envían un un plazo 48h desde su elaboración, empaquetados en una funda de film transpirable y a su vez en una caja de cartón para mantenerlo en perfectas condiciones hasta su entrega.

Historia del Panettone

Son muchas y distintas las leyendas que corren sobre el origen del panettone. Una de ellas lo sitúa alrededor del año 1490 cuando un joven aristócrata se enamora de la hija de un pastelero. Para ganarse su amor se hace pasar por aprendiz de este oficio, es contratado en la pastelería e inventa un pan azucarado, mantecoso y con forma de cúpula, relleno de frutas confitadas y chocolate y con un intenso aroma a limón y naranja. Tal fue el éxito que los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el pan de Toni, así se llamaba el ayudante, y de ahí viene el nombre de panettone.

Otra de estas leyendas sitúa el nacimiento del panettone en la corte del Duque de Milán Ludovico II Moro. En Navidad, en la corte se celebraban lujosos banquetes con todo tipo de exquisiteces. En una de estas cenas, el cocinero se dio cuenta de que el postre, plato final de la cena, se había quemado. Fué entonces cuando un lavaplatos de nombre Toni, quien había amasado un pan con las sobras de la cocina para llevárselo a casa, propuso al cocinero presentar este dulce como postre. El éxito en la noble mesa fué de tal calibre que el Duque se interesó por el autor de tan delicioso pan y decidió llamarlo “Pan de Toni”, nombre que en los siglos se ha convertido en “Panettone”.